Recursos laborales

Días de vino y rosas: Resumen del curso de Coaching para Traductores

Este curso vino precedido por una gran polémica en la lista Traducción en España. ¡Cómo resistir la tentación! Además, en las ciudades de provincias, la oportunidad de asistir a un curso de estas características no se presentan todos los días. Así, pues, una veintena de tradunorteños dejó inaugurada la veda para futuras reuniones.

Llegué antes las diez a La Casa de los Periodistas en Logroño y allí estaban los responsables del curso: Isabel Espuelas Olagaray, quien organizó todo impecablemente, y Xosé Castro, quien a estas alturas, creo, no necesita presentación. El curso estaba dividido en introducción, cuatro partes y un epílogo.

Introducción: ¿Qué quieres ser de mayor?

Lo principal es saber cuál es tu objetivo vital y adecuarlo al laboral. ¿Quieres trabajar para vivir o vivir para trabajar? ¿Se puede vivir bien de la traducción? Por supuesto que sí, pero antes de recoger la cosecha, hay que sembrar. Prepárate para la acción, fórmate, planea tus movimientos.

Sé, se puede
Cambia tu mundo para cambiar el mundo. Fuente: Wikimedia Commons

1) Los instrumentos y el entorno de trabajo

Ya lo dice Xosé Castro: «El ordenador es la máquina de hacer dinero». Para domesticar a los ordenadores cual potrillos salvajes, no necesitas a Robert Redford, solo hay que ir conociendo cada día un poquito mejor tu ordenador. Tecla, ¿tú para qué sirves? ¿Tú sola no puedes y con amigas sí? Word no es un invento del diablo, es tu mejor amigo. Google puede hacerte la puñeta cuando cambia el algoritmo, pero también tiene sus truquitos. Hay aplicaciones que el día que las instales te preguntarás cómo pudiste vivir si ellas tanto tiempo. A mí me pasó con Evernote. ¿Que eso es imposible? Entonces mejor Pulsa F1 o los vídeos educativos de Xosé. Tampoco es mala idea ir a su próximo curso de informática productiva.

La organización sistemática no es algo puramente estético. Ya sea en el escritorio virtual, ya sea en el real, debes encontrar tu sistema organizativo, por ejemplo, puedes ordenar tus archivos según el sistema año, mes, día en tu equipo informático. Más ideas sobre el tema, en el número 5 de la Linterna del Traductor o en El traductor en la sombra.

Los más jóvenes, a menudo, no vemos los riesgos laborales que amenazan al traductor descuidado. La tendinitis, el síndrome del túnel carpiano, el estrés, la ansiedad, la pijamitis y un sinfín de dolencias habituales entre los profesionales autónomos sedentarios. Yo he sufrido pijamitis aguda, pero creo que la superaré. Me automedico con estilo. Lo mejor es prevenir. Cuida la ergonomía. Invierte en salud.

2) El profesional profesional: El que soluciona los problemas

Ser buen profesional no es lo mismo que parecerlo. Aunque hoy la frontera parece difusa, el buen traductor es un curioso insaciable, cuyo prólogo es la facultad. Además, a partir de ahora se lleva el modelo «lingüista activista», emprendedor, motivado,  polifacético, sin prejuicios y con autoestima. ¡Ah! Y que le gusten las nuevas tecnologías.

Dar una buena imagen profesional es fácil con ayuda de las redes sociales, pero no son la panacea. Basta con una página web básica hecha con Wix o WordPress y un dominio propio. Tu nombre «artístico» deber ser fácil de entender y recordar incluso si se lo dices a un extranjero cuando estás de copas a las tres de la mañana. Quién sabe si ese será el principio de una hermosa amistad.

Ve hasta el infinito y más allá. El mercado español no es el único. Crea y cuida tu red de colaboradores. Como dicen las madres, mira a ver con quién te juntas y evita, siempre que puedas, las relaciones tóxicas. «Súbete a hombros de gigantes». ¿Y el currículo? Ponte que mejor se adapte a la ocasión, formal, elegante, moderno, cool. Pero que tampoco parezca un disfraz de carnaval, ¿no?

3) Las redes sociales y tú

Úsalas con mesura, como nos recomienda Isabel García Cutillas. y aprovéchalas para socializar. Twitter, los blogs, Facebook, LinkedIn, los portales para traductores son plataformas de publicidad muy económicas y eficaces si las usas con sentido común y una mínima estrategia.

Sin embargo, no todo es marketing en esta vida. El dinero también tiene cierta importancia porque aún no hemos vuelto al sistema de trueque. ¿Cuánto vale mi hora de trabajo? Usa Calpro y lo averiguarás. Para ganar pasta, es fundamental tener un plan de negocio. Hasta para concederte subvenciones te lo piden, así que mejor ve haciendo el tuyo.

Querer es poder
El fracaso es solo otro peldaño hacia el éxito. Fuente: Wikimedia Commons

4) ¿Dónde están mis clientes?

Haz tu análisis DAFO y un estudio de mercado. ¿Cuál es tu objetivo? Prepárate bien para encontrar a tu futuro cliente. Busca tu gancho y déjate querer. Si le salvas la vida a tu cliente, se acordará de que tú eres su redentor. Mima y cuida al cliente de verdad, como te gusta que te traten a ti, no como las dependientas que le hacían la pelota en Pretty Woman. Los clientes nos necesitan, pero ellos aún no lo saben.Sonrisa

Busca clientes antes de que llegue la crisis, con la barriga llena, antes de que el amor se esfume, antes de que se olviden de ti, antes de que caigan en desgracia. ¿Que ya hay crisis? Bueno, pero habrá otros que nos necesiten igualmente. Si no, para eso está la publicidad, para generar necesidades.

Epílogo: Recapitulación y mantras

Cito textualmente porque esta es mi lista de tareas futuras:

  1. Hazte visible: Busca tu eslogan, nombre, seña.
  2. Trabaja tu aCtitud.
  3. Acorta las distancias… Siempre.
  4. Ofrece, no pidas.
  5. Demanda, no preguntes (tarifas).
  6. Mima a tu cliente. Mima a tu PM.
  7. Nunca des portazos: El mercado recuerda.
  8. Cuida tu imagen pública: No vendas mal rollo.
  9. El que no fracasa, no vive: error = peldaño.
  10. Aprende a decir que no.
  11. Practica tu asertividad.
  12. Obsérvate, sométete a terapia [de choque, si es necesario].
  13. Sé creativo, empápate de inspiración ajena. [Aprendemos por imitación]
  14. Ninguna idea es loca.
  15. Mira qué hacen en otros sectores: imita, plagia, reproduce, innova [A mis alumnos, si me leéis: En los trabajos de clase hay que citar siempre. Plagio = ERROR. Cita = ACIERTO.]
  16. Be a problem-solver, not a problem-idenfier. [Si no sabes cómo arreglarlo, no descubras el marrón]
  17. Trata como te gustaría ser tratado × 2. [Sé japonés con tus clientes. Bueno, a lo mejor no hace falta hacerles reverencias.]

Yo tengo un plan. ¿Y tú? ¿Ya tienes tu plan?

Otros artículos:

«1001 consejos de Xosé Castro en el curso Coaching para traductores» de Nathalie.

13 thoughts on “Días de vino y rosas: Resumen del curso de Coaching para Traductores

  1. Muchísimas gracias por este completo y atractivo resumen, Judith. Ya con los tuiteos del curso nos pusiste los dientes largos. Ahora no podemos arrepentirnos más de no haber ido. No nos va a quedar más remedio que organizar otro en Valladolid. Ya estamos buscando cómplices para un próximo #coachpucela.

  2. Buenos días Judith:
    Muchísimas gracias por la entrada. Muy interesante y plagada de enlaces prácticos. Una lástima que no pudiera asistir pero gracias a ésta y otras entradas he podido instruirme un poco sin haber estado allí.

  3. Xose Castro no para de impartir cursos ¿verdad?

    Y no puedo dejar de reflexionar que, si según el propio Xose Castro, se vive muy bien de la traducción… ¿A que tanto curso?

    Un curso o dos, se entiende, para variar, para compartir… pero es que parece que su “negocio” sea la formación ¿No?

    Quizá es que no se vive tan bien de la traducción…

    Me da que el mensaje es publicitario y que, si hace tantos cursos, es que él también tiene dificultades como traductor… como la mayoría ¿O no?

  4. Buenos días a todos:
    Muchas gracias por comentar. Me alegro de que os resulte útil.
    Fernando, si vais a organizar algo en Valladolid, a lo mejor os puedo echar una mano. ¡Soy pucelana consorte de fin de semana!
    Elena, la intención de este artículo no es hacer publicidad, sino compartir lo que he aprendido en el curso. De hecho, no me llevo ninguna comisión por hacer reseñas de cursos, pero no estaría mal que me pagaran por opinar :).
    Impartir cursos, hacer interpretaciones, organizar eventos, etc. son cosas que son perfectamente compatibles con la traducción. Diversificar nuestras actividades está bien para combatir esos periodos de crisis que todos atravesamos en algún momento de nuestra vida.

  5. Excelente artículo, Judith. Muchas gracias por permitirnos asomarnos al curso a los que no pudimos ir, aquí en el blog ahora y el otro día por Twitter. Y ya de paso, gracias también a Xosé.

  6. Hola, Judith: ¡muchas gracias por el resumen! No creo que Elena haya pretendido decir que tu artículo sea publicitario, sino el mensaje de Xosé Castro.

    Y, sinceramente, a un servidor que lleva más de 30 años «laborando» en este sector, también se lo parece o, al menos, esa es la impresión que da. Saludos.

  7. Gracias por ofrecerte Judith. No dudes que contaré contigo para organizarlo, con los fines de semana vale :-)

    Si me permites contestar a Elena le diré que de la traducción se vive y muy bien. Ayer Miguel Llorens (otro que vive bien de la traducción) nos permitió publicar un artículo en su blog explicándo cómo lo hacemos nosotros. Te dejo el enlace por si te apetece leerlo y comentar:

    http://blog.traductor-financiero.com/2012/05/21/hombre-un-traductor/

    Los consejos de Xosé Castro, junto a los de gente como Corinne McKey, Judy Jener o Chris Durban, nos han ayudado, a nosotros y a muchos traductores, a hacer crecer un negocio de traducción rentable. Te animo a que leas a estas personas siempre que puedas e intentes poner en práctica sus consejos. Te garantizo que funcionan.

    Un saludo,
    Fernando.

  8. Hola, Judith:

    Muchas gracias por el estupendo resumen, lleno de alentadores y sensatos consejos que nunca vienen mal para levantar el ánimo y empujarte a replantearte tu forma de trabajar y tus objetivos profesionales. Ah, y gracias también por las menciones. ;-)

    Por otro lado, me gustaría decirle a Elena que, al igual que Fernando y muchos otros traductores, yo también vivo de la traducción, así que sí, es un trabajo del que se puede vivir bien (siempre y cuando gestiones adecuadamente tu negocio, claro está). Que una persona, en este caso Xosé Castro, imparta cursos no quiere decir que lo haga porque no puede vivir de la traducción. Hay muchas personas que compaginan este trabajo con otras actividades porque quieren diversificar su fuente de ingresos, como comenta Judith, porque les gusta hacer otras tareas diferentes o porque no quieren estar todo el día en casa traduciendo delante del ordenador. Yo te animo a que dejes a un lado tus recelos y a que, como dice Fernando, pongas en práctica este tipo de consejos. Y ten en cuenta que para conseguir algo, tener una actitud positiva es el primer paso.

    Un saludo,
    Isabel

  9. Hola a todos.

    Judith: muchas gracias por la reseña y, en general, por las cosas que dices.

    Gracias a todos los que han opinado aquí. Por alusiones, contesto:

    ELENA: Claro que mi «negocio» también es la formación, no es algo que oculte, jajaja. No; es más: mi negocio es ·cualquier· cosa que me dé dinero, porque yo soy TRADUCTOR SINÓNIMO DE LUCRO, y si da pasta, y puedo hacerlo, ahí me verás intentándolo.

    A eso animo en mis cursos, a diversificarse, buscar nuevas fuentes de ingresos y aprovechar tus conocimientos como traductor para aplicarlos en otros campos, y viceversa. También me gusta compartir con mis colegas trucos que, hasta ahora, no había compartido, y disfruto haciéndolo.

    De hecho, creo que me voy a animar a cambiar mi firma:

    ·········
    Xosé Castro
    «Viviendo bien de la traducción desde 1990».
    ·········

    Y ya en serio: en el fondo, debo decir que me preocupa que casi siempre que alguien dice que vive bien de la traducción, haya gente que hace mucho esfuerzo por negarlo (no es el caso, pero me recuerda otros anteriores). Cuando uno no vive bien de la profesión liberal que sea, creo que tiene dos motivos en los que pensar: 1) esta profesión es así, mal pagada; o 2) mi estrategia profesional necesita un replanteamiento.

    Yo siempre he preferido quedarme con el 2.º caso y, en parte, por eso doy estos cursos. De hecho, yo podría haber sido un alegre funcionario (documentalista de la Televisión de Galicia, en su momento), pero me quedé con la traducción porque me parecía más lucrativa y divertida. Me va la marcha, supongo. ;-)

    ¡Saludos a todos!

  10. Hola, Judith:

    Muy buen resumen del maravilloso día que pasamos el sábado pasado en Logroño. Muchas gracias por tus palabras, para mí ha sido todo un placer organizar este curso con la inestimable ayuda de Xosé; cuando se pone todo el cariño y se añade entusiasmo, las cosas resultan muy sencillas y todo sale bien.
    Para mí esta ha sido una experiencia inolvidable que me ha hecho replantearme muchas cosas y que, ante todo, me ha servido de «chute de energía» para salir ahí afuera a tratar de comerme el mundo y demostrar que los traductores hacemos un trabajo imprescindible para la sociedad, y que yo puedo y sé hacerlo bien.
    Además de todo eso, conoceros a todos vosotros me ha servido para enriquecerme no solo profesional, sino personalmente.
    Seguiremos organizando cosas.

    Saludos a todos.

    Isabel

  11. Os agradezo que os hayáis pasado para comentar. Lo cierto es que, al margen de lo que aprendimos en el curso, conocer a otros traductores que viven por la zona ha sido genial. Y todo, gracias a Isabel y a Xosé.

  12. ¡Hola! Soy una estudiante de Traducción e Interpretación de la Universidad del País Vasco y he estado siguiendo vuestros blogs fielmente durante los últimos meses. Hoy he decidido dar el paso de crear el mío propio y este es el enlace: http://www.olatztranslatesandinterprets.com/
    Estaría muy agradecida y me ayudarías a difundirlo y que compartamos nuestras cosas de aquí en adelante.
    ¡¡¡Muchas gracias y hasta pronto!!!

Comments are closed.