Jornadas «Buenas Praxis» en la Facultad de Traducción e Interpretación de Soria

Posted 6 CommentsPosted in Reuniones científicas y profesionales

Esta semana hemos empezado fuerte con las jornadas «Buenas Praxis». A las cuatro de la tarde del lunes estábamos en la sala de grados esperando con gran interés la primera mesa redonda sobre uno de los problemas de la profesión más acuciantes, la traducción judicial. Intervinieron Hassan Saharaui, coordinador de traductores de los juzgados de Plaza de Castilla (Madrid); Pilar Luna Jiménez de Parga, magistrada; Chang Sheng Ding, alumno de la facultad y moderó José Pedro Gómez Cobo, decano del Ilustre Colegio de Abogados de Soria. La magistrada Pilar Luna Jiménez de Parga, redactó en 2009 un informe en el que se alertaba de la precaria situación de la interpretación judicial en nuestro país. Actualmente en España, el sector de la traducción y, en particular, la interpretación en los juzgados españoles está absolutamente desregularizado, por lo que en muchos casos pueden verse vulnerados los derechos de las personas que comparecen ante un tribunal y no dominan la lengua del proceso. Además, en algunas comunidades autónomas, como es el caso de Madrid, el servicio de interpretación se ha licitado, de manera que a la empresa ganó el concurso gana casi cuatro veces más que lo que paga al intérprete. A modo de curiosidad, Pilar Luna Jiménez de Parga fue proclamada socia de honor de Asetrad el pasado abril y, aunque no me ha dado tiempo a contarlo, me emocionó profundamente su ponencia en aquel momento.

Hassan Saharaui explicó que el intérprete debe formarse en el propio juzgado, especialmente en la fase de instrucción. El intérprete debería conocer a las personas que lo frecuentan, tales como policías, fiscales, abogados o jueces. Aboga por un servicio público permanente de intérpretes con base en los juzgados, que les permita formarse en la casa. Además, seguramente esta fórmula resultaría más económica para el Estado que subcontratar los servicios, puesto que en muchos casos, se evitaría suspender juicios debido a la ausencia de un intérprete. Por último señaló que un intérprete judicial debe conocer a fondo las culturas y cómo mediar entre ellas. Por ejemplo, si traduce del árabe y tiene que hacer una interpretación en un caso de abusos sexuales a una mujer marroquí, debe saber cómo preguntar a la víctima con delicadeza, puesto que en su cultura no se habla tan abiertamente de esos temas como en español. Por su parte, Chang Sheng Ding comentó que en las ocasiones que ha ejercido de intérprete judicial en los juzgados de Soria tuvo que insistir mucho para que le dejaran la documentación pertinente relacionada con el caso.

En la segunda mesa redonda tratamos el acceso a la profesión y se decidió hacer un pequeño cambio en el programa por sugerencia de Ángela Blum, ya que habíamos empezado con algo de retraso (las cosas del directo). Aparte de Ángela Blum, participamos Monserrat Montón, Encarna Belmonte, Llorenç Serrahima y yo, que ejercí de moderadora. Empecé mi presentación hablando de las diferentes opciones que tiene un licenciado en Traducción e Interpretación y posteriormente me detuve en dar consejos para preparar un buen currículum y una carta de motivación a la hora de buscar un trabajo. Para prepararla me inspiré en los consejos del libro Presentation Zen, que recomendó Pablo Muñoz en Algo más que traducir,

como se puede ver más abajo.


Monserrat Montón nos habló sobre su dilatada experiencia como
traductora en organismos internacionales tanto de las Naciones Unidas como de la Unión Europea. Nos contó que actualmente es difícil entrar a trabajar en estas instituciones, pero que existen programas de pasantías (en la ONU) y becas (para la UE), las cuales pueden ser una buena forma para dar el primer paso. Otra página que recomendó relacionada con la UE es The European Personnel Selection Office . Además, destacó que ahora se subcontratan los servicios de traducción y las personas que trabajan con ella en el CdT se encargan de seleccionar a las empresas que ganan las licitaciones de la UE.

Encarna Belmonte nos explicó con una tabla las diferencias entre el trabajador asalariado y el autónomo. En resumidas cuentas, un traductor autónomo es un empresario, un profesional que debe saber gestionar su carrera y crear una relación con el cliente basada en la confianza mutua. También mencionó que aconsejan reinvertir en el negocio un tercio de los beneficios y no facturar más un un 30 por ciento al mismo cliente como medida de precaución. En el caso de que no nos paguen a tiempo, hay tratar de solucionarlo cuanto antes, pues si un cliente quiebra, el último que reclama seguramente se quedará sin ver ni un duro. Por si todos estos consejos no fueran suficientes, también nos dio algunas pautas muy acertadas sobre cómo manejar listas de correo como Traducción en España: respetar las normas, mantener la netiqueta, presentarse de una forma profesional o no escribir en caliente, entre otras.

Los consejos de Encarna y Llorenç son como los preceptos de Ieyasu Tokugawa para alcanzar el éxito en la vida (Fuente: Wikimedia Commons)

Llorenç Serrahima nos convenció completamente de que se puede vivir bien de nuestra profesión, por si hay alguno que aún lo duda, pero hay que trabajar mucho. Nos recomendó buscar una especialización que nos guste y que demande el mercado, pero huir de la superespecialización. ¿Qué campo elegir? Cualquiera que genere dinero en el que la traducción sea clave.

El martes 31 se celebró la tercera mesa redonda, que versó sobre salud y riesgos laborales de la profesión. Encarna Belmonte y Llorenç Serrahima nos dieron consejos prácticos sobre ergonomía traductoril basados en su propia experiencia, mientras Enrique Garcés nos ofreció varios consejos desde el punto de vista del fisioterapeuta. Moderó Valentín del Villar. En concreto, Valentín del Villar nos habló del síndrome del túnel carpiano y otros trastornos que afectan con frecuencia a los traductores, como el estrés, la ansiedad, la depresión, las alteraciones del lenguaje o los trastornos de la acomodación visual. Los intérpretes, en cambio, puede sufrir afonías, disfonías y problemas en los oídos.

Llorenç Serrahima nos enseñó su solución para traducir sin dolor. Usa dos monitores de 20 pulgadas cada uno, el ratón con la mano izquierda (a pesar de que es diestro), auriculares y micrófono para el programa de dictado Dragon Naturally Speaking, una buena silla y una mesa hermosa. Otros trucos que mencionó son utilizar fondo gris en lugar de blanco en la pantalla para reducir la luz del monitor y conocer las combinaciones de teclas que más utilizamos (algunas de las cuales aprendí en el Taller de Word de Xosé Castro en abril).

Encarna Belmonte nos convenció de que la comodidad es importante para producir más, así como la velociodad de tecleo. Nos mostró varios teclados y ratones ergonómicos, además de varias opciones de asientos para mantener una postura correcta como la silla Thatsit balans, el banco de meditación japonés o la pelota de Pilates. Otros aspecto que destacó es la necesidad de hacer a menudo un ejercicio simétrico como el yoga Iyengar.

 

Algún día tendré que probar el banco de meditación japonés como asiento de trabajo (Fuente: Akari Design)

La aportación de Enrique Garcés se centró en que básicamente la ergonomía consiste en adaptar el trabajo a la persona y no la persona al trabajo. Destacó que la iluminación es importantísima, que conviene hacer calentamiento y estiramiento frecuentemente y que es necesaria una buena disposición, tanto física, como síquica, para evitar el síndrome del quemado.

La mesa que clausuró las jornadas se dedicó a las herramientas del traductor en su más amplio sentido. Ángela Blum, Verónica Arnáiz y Rocío Anguiano nos proporcionaron un amplio recorrido por todo el instrumental que debería estar a disposición del traductor profesional. Además, como estaba pendiente la intervención de Ángela Blum sobre fiscalidad, empezó por explicar el procedimiento para darse de alta como autónomo y sus obligaciones fiscales. Sobre esto se podría escribir una serie de artículos, así que ahora mismo no voy a detenerme a explicar todo. Después de esta parte, vimos todo tipo de herramientas para el traductor, desde procesadores de textos hasta TAO, tanto programas comerciales como software libre, programas de sincronización para hacer copias de seguridad como SyncBack, para gestionar el negocio como Translation Office 3000 o programas de subtitulado como VisualSubSync, entre otros. Nunca hay que subestimar la importancia de las copias de seguridad, como bien dijo Isabel García Cutillas en El traductor en la sombra. ¡Creo que necesitaré varios años para ir probando todo lo que nos recomendaron!

De esta manera concluyeron las jornadas, dos tardes intensas en las que todos pudimos aprender y compartir un millón de consejos sobre la mejor profesión del mundo. Y dicen las malas lenguas que después de la última mesa redonda se hizo una minitertulia con traición y alevosía, pero de esto no informó el Diario de Soria.

Taller de Word para traductores y correctores de Xosé Castro

Posted 18 CommentsPosted in Reuniones científicas y profesionales

Salgo de mi ostracismo bloguero para hablar del curso de Word para traductores y las jornadas de Asetrad en Valencia, en una serie titulada Momentos estelares de las jornadas de Asetrad en Valencia. Los días 1 y 2 de abril he disfrutado de la oportunidad de volver a ver a mis asetraderos favoritos, a los cuales nombraré por temor a dejarme a alguno en el tintero. Además,  he tenido la gran suerte de conocer a compañeros de profesión con los que aún no había coincidido. Es un privilegio conocer a personas que comparten los mismos intereses y que al mismo tiempo pueden aportarnos nuevas perspectivas e inquietudes. He vuelto con más energía y con ganas de ser mejor, en todos los sentidos, como siempre que acudo a alguna de las actividades organizadas por Asetrad, gracias a ese savoir faire que caracteriza a la asociación.

El viernes 1 de abril por la tarde fue el taller de Word para traductores, impartido por Xosé Castro. A lo largo de las cuatro horas (sin descanso) aprendimos una serie de trucos que nos harán más productivos:

  • Un montón de combinaciones de teclas más allá de Ctrl + C (copiar) y Ctrl + V (pegar). Como son muchas, me he propuesto aprenderme cada día uno nueva combinación para cada una de las funciones que más utilizo. Por ejemplo, hoy empezaré a utilizar Alt + F9 , que sirve para revelar el código, de manera que se pueden ver los caracteres ocultos, como los espacios o los retornos de carro.
  • Word no es el enemigo, sino nuestro fiel aliado, aunque a veces pensemos que Microsoft hace todo lo posible por inventarse nuevas torturas para los que llevamos años usando sus productos. Hay que dejarse de pamplinas, conocer todos los entresijos del programa y configurarlo de acuerdo a nuestras necesidades, a nuestro método de trabajo. Es nuestra herramienta, por lo tanto, si queremos sacar provecho a sus ventajas, tenemos que conocerlo como la palma de la mano.
  • La configuración de la autocorrección, la creación de diccionarios personalizados nos permitirán mantener la coherencia y la calidad de nuestros documentos. No tener estas funciones  personalizadas al máximo supone un suicidio profesional.
  • Una pequeña introducción a las macros para automatizar tareas repetitivas.
Portátil roto
Dar una paliza al PC, por mucho que nos apetezca, no es la solución (Fuente de la imagen: Wikimedia Commons)

Quisera destacar entre los aspectos del curso que más me han gustado son los siguientes:

  • La gran cantidad de recursos que nos ha proporcionado Xosé. Los iré aplicando poco a poco  hasta llegar a ser una usuaria experta en Word.
  • También me ha parecido muy buena idea que hablara no solo de una versión del programa, sino que aludiera a las versiones 2003 y 2007. Todo ello salpicado de su sentido del humor tan característico :).

Lo único negativo que podría señalar es que cuatro horas seguidas de clase sin descanso es demasiado, incluso para el traductor más friqui, y mira que mi orgullo friqui es inconmensurable…

De momento, esto es todo por hoy. Para los que se han quedado con ganas de más, os recomiendo echar un vistazo a lo que han dicho los traductores tuiteros con la etiqueta #asetradVLC y lo que ha dicho Carolina Rodrigo en el blog Language Exposure. ¿Qué os ha parecido a los demás? Espero vuestros comentarios :).

Jornadas de Asetrad en la UPO. El desenlace

Posted 8 CommentsPosted in Reuniones científicas y profesionales

Decíamos ayer…
La sesión de la tarde comenzó con la presentación de Sebastián Soroche, titulada El perfil del traductor audiovisual y de videojuegos: una mirada al mercado. Parece que, con el incremento de las producciones audiovisuales para diversos soportes, la TDT y el auge de los videojuegos como entretenimiento favorito para los momentos de ocio, la traducción y la localización es una salida muy apetecible. El ponente hizo hincapié en la importancia de hacer extraordinariamente bien las pruebas que nos proponga un nuevo cliente, incluso recomendó buscar a una persona que nos las revise antes de entregarlas.

Yolanda Morató en su presentación El traductor literario y su papel activo en la promoción del autor, nos ofreció (al menos a mí) un panorama no tan sombrío mundo de la traducción literaria. Digo sombrío por no decir negro, que es como nos lo pintaban en la carrera algunos profesores. Me pareció muy inspiradora su propuesta en la que  el traductor tiene un papel activo como iniciador de un encargo, pues al contrario que en otras especialidades, el traductor literario puede dar a conocer al editor autores y obras olvidados.  Nos recomendó algunos recursos interesantísimos, entre ellos, la imagen que ilustra esta reseña un poco más abajo.

Editoriales en España

A continuación, José Martínez de Sousa habló de La coherencia en el lenguaje escrito, centrándose especialmente en la coherencia ortotipográfica. Por ejemplo, es  importante mantener el mismo estilo de párrafo para que el texto impreso no parezca una chapuza o usar una misma variante cuando se usan palabras biacentuales. La coherencia en la traducción, como en la vida, es fundamental. Por supuesto, fue una charla amena, con ciertos toques humorísticos, que el gran don José siempre sabe dar cuando nos explica las intrincadas normas de corrección del español. Sin duda, una de las frases que más me ha marcado en estas jornadas la ponunció Martínez de Sousa: «La obra perfecta queda lejos». ¡Qué razón tiene!

Después de un breve descanso, María Fernanda Poblet nos retó en el taller de corrección El traductor como corrector ortotipográfico y de estilo. Durante algo más de una hora estuvimos cazando erratas que se intentaban camuflar en el texto (¡esos malditos roedores!). Además, nos alertó de una especie emergente, el traducorrector, que no solo traduce, corrige, revisa, sino que también sabe hasta maquetar… ¡Y todo por el mismo precio! De hecho, en el número de julio de 2009 de La linterna del traductor ya se hace referencia esta nueva especie en un artículo galardonado con la Beca José Martínez de Sousa.

Después de una jornada tan intensa, solo quedaba volver al hotel y descansar para estar bien despierta al día siguiente.  No obstante, sé de buena tinta que unos cuantos asetraderos se fueron a Triana a comer pescaíto frito.

El sábado por la mañana empezó con fuerza Alicia Martorell con La web 2.0 para traductores: cómo estar presente en internet y nos dio unos consejos muy útiles para que las nuevas teconologías nos ayuden no solo a darnos a conocer como profesionales, sino también a documentarnos mejor. La clave de la web 2.0 es socializar para compartir y poner en común nuestros conocimientos, y así poder discernir los recursos útiles de la basurilla que pulula por la Red. Como ejemplo, presentó el sitio de marcadores sociales Del.icio.us (mi página, concretamente, y me puse roja como un tomate). Se me quedó grabada una de sus últimas frases: «Compartir es una inversión que produce rendimientos inmediatos» y dio buen ejemplo exponiendo su lista de Diigo.

Héctor Quiñones compartió con nosotros su experiencia como traductor profesional en su ponencia Gestión de la carrera profesional del traductor autónomo: cómo establecerse, competir y prosperar. Con unos gráficos claros y sencillos nos mostró lo importante que es gestionar el tiempo y el dinero para poder progresar mejorando la productividad, especializándose y promocionándose mejor con el fin de alcanzar el poder de negociación. Nos advirtió también del peligro de trabajar exclusivamente para un solo cliente cuando se es autónomo y nos sugirió usar CalPro para planificarnos mejor.

La última ponencia la presentó Francisco Javier Vigier Moreno, La nueva normativa de la profesión de traductor-intérprete jurado: ¿un paso adelante o un paso atrás? . La nueva legislación sobre traductores-intérpretes jurados ha supuesto un gran cambio en la forma de acceso al título, pues ya no hay exención del examen para aquellos licenciados que han aprobado una serie de créditos de traducción jurídicay económica e interpretación. Sin embargo, el examen de acceso no se corresponde con la realidad profesional: se hace sin ordenador, con diccionarios de papel y la prueba oral consiste prácticamente en una entrevista. Espero que, en las posteriores normas que  se dicten, se tenga en cuenta una propuesta tan razonable como la de Francisco Javier Vigier: desarrollar programas de formación de posgrado bien estructurados y adecuados a las necesidades de este tipo de servicios lingüísticos que acrediten y preparen a los profesionales.

La culminación de las jornadas fue la mesa redonda Búsqueda de clientes allende fronteras, moderada por Javier Sancho,  fue muy estimulante e instructiva. Elena Bernardo, Trinidad Clares, Héctor Quiñones y Pedro Satué nos contaron cómo encontraron a sus mejores clientes en Francia, el Reino Unido y Estados Unidos.  Consejos tan sencillos y prácticos como cuidar las formas de cortesía y los contactos, asociarse, compartir nuestros conocimientos con nuestos colegas o procurar leer el periódico todos los días pueden traernos muchas alegrías profesionales. ¡Habrá que probarlos!

Una vez concluidas las Jornadas de Asetrad en la UPO, por la noche tuvimos la oportunidad de reunirnos de nuevo un número considerable de traductores para disfrutar de la templada noche  sevillana en el restaurante Boreas. Allí cenamos, charlamos y arreglamos un poco el mundo. Pero eso ya es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

¿Has leído ya la primera parte de la reseña?

Jornadas de Asetrad en la UPO. Viernes por la mañana

La web 2.0 para traductores: cómo estar presente en internet