El proceso de traducción

Posted 4 CommentsPosted in Traducción

Los neófitos puede que no sepan cómo se aborda una traducción. Aún queda mucho por investigar sobre los procesos cognitivos que operan en el cerebro del traductor, pero normalmente solemos proceder siguiendo una serie de fases. En esta presentación se ve, grosso modo, los pasos que damos durante el proceso:

  1. Comprensión: El traductor debe entender el texto y las instrucciones que le da el cliente para realizar el encargo. Es evidente, pero no resulta tan fácil como parece. Normalmente, suple sus carencias temáticas o lingüísticas gracias a la documentación.
  2. Redacción: El traductor traduce a primera vista el texto original. Para ello, no utiliza papel y pluma, sino que suele utilizar, al menos, un procesador de textos y otros programas de ayuda a la traducción (TAO).
  3. Revisión: El traductor comprueba que el texto meta cumple los requisitos de las instrucciones y revisa que no haya fallos de ningún tipo (erratas, sinsentidos, anacolutos, etc.).

 

Agradezco sinceramente a Isabel García Cutillas, de El traductor en la sombra, que me haya permitido usar la foto de su escritorio (diapositiva 6).

¿Debería estudiar el grado en Traducción e Interpretación?

Posted 21 CommentsPosted in Formación
Un buen eslogan
Sin innovación no hay futuro

Cada vez queda menos para el final de curso y algunos estudiantes empiezan a pensar en su futuro académico. De hecho, hace poco, me preguntaban sobre el grado de Traducción e Interpretación en concreto. A vuelapluma, esto es lo primero que uno debería plantearse antes de tomar su decisión:

  • Si no te gusta leer, esta no es tu carrera.
  • Si no toleras la diferencia, esto no es para ti.
  • Si no tienes curiosidad por descubrir, por conocer a nuevas perspectivas, por ver otros mundos, mejor dedícate a otra cosa.
  • Si no interesa comprometerte a crear entendimiento, incluso cuando digan que es imposible, mejor busca otra forma de ganarte la vida.
  • Si la ortografía y la redacción te parecen un coñazo un rollo, ni te molestes en echar la solicitud para el grado. Un traductor que no domina estas destrezas elementales solo puede aspirar a hacer cola en el SEPE. Si eres consciente de tus carencias, quizá no seas un caso perdido. Con mucho gusto, compartiré mis conocimientos contigo.
  • Si te aterroriza asumir riesgos y salir de tu zona de confort; si te da miedo salir de casa de papá y mamá, y eso del extranjero te suena a algo así como un infierno sin paella ni calimocho ni tortilla de patatas, ¿cómo piensas aprender tus lenguas de trabajo?
  • Si no te interesa seguir aprendiendo a diario, la universidad no es para ti. Si lo que quieres es sentarte en clase y poner el piloto automático, para eso puedes ver documentales o vídeos educativos. Si alguna vez compartimos aula, tendrás que participar activamente. Pregunta, contesta, prepara los ejercicios y exponlos sin miedo. Mi misión no es juzgarte, sino ayudarte a perfeccionar tus habilidades. También me gustaría ampliar tus horizontes en la medida de mis posibilidades.

Si no reúnes estos requisitos, ¡enhorabuena! Serás bienvenido con los brazos abiertos en cualquier facultad, especialmente de Traducción e Interpretación.

¿Qué más consejos se os ocurren? ¿Me he dejado alguno en el tintero?

Actualización (26/2/2013)

Me ha comentado Ana que falta incluir el interés por la tecnología. Y tiene toda la razón del mundo. El ordenador (entre otros dispositivos electrónicos) es nuestra herramienta principal de trabajo. Ya lo decía Xosé Castro, ¿te imaginas ser taxista y que no te gusten los coches? Pues para los traductores no es opcional el gusto por la tecnología. También he de decir que no es necesario traerlo de serie, la afición por las TIC se puede adquirir poco a poco a lo largo de la carrera. Hablo por propia experiencia.

Versatile blogger award

Posted 6 CommentsPosted in Premios

 

Me ha sorprendido la nominación de Isabel García Cutillas, autora de El traductor en la sombra. Muchas gracias, Isabel, eres un cielo. Espero que nos volvamos a ver pronto. Yo, que estaba últimamente en mi cueva predoctoral, tan callada y modosita, intentando no hacer demasiado ruido, he salido de mi letargo. Me ha producido una ilusión tan enorme que he tenido que ponerlo por escrito.


Estas son las normas:

1) Agradécele al que te ha premiado y añade un enlace a su perfil o bitácora en tu entrada.
2) Comparte siete cosas sobre ti.
3) Pásale el premio a 15 bitácoras que hayas descubierto recientemente y que disfrutes leyendo.
4) Contacta a los bitacoreros que hayas escogido para que sepan que les has dado el premio.

  1. Siempre tuve muy claro que quería dedicarme a traducir, pero no siempre he tenido claro que si lo mío es el mundo académico y todo lo que eso supone. Cuando acabe la tesis decidiré qué hacer con mi vida. De momento, no tengo tiempo para pensar en esas minucias.

  2. Antes de este blog, empecé a escribir un bitácora de carácter más personal, pero como era penosa, la borré. En esta vida hay que saber cuando es mejor volver a empezar de cero.

  3. Me gusta bailar. Hace un par de años, me apunté a clases de baile y me encantaba, pero desde que mi profesora se fue a vivir a otro país, ya no es lo mismo.

  4. Agradezco a mis padres especialmente que me hayan inculcado el amor al trabajo bien hecho, a la literatura, a la música, al cine, al arte, los viajes… ¡Si no fuera por ellos, no sabría lo que es interpretar fuera de las cabinas de la facultad!

  5. De pequeña leía un montón, pero también me gustaba hacer trastadas por ahí. Es lo bueno que tiene ser de pueblo. Como nunca tuve consola, no sabía lo que me perdía. Ahora, que me paso la mayor parte del día leyendo por obligación (y yo, encantada, claro), lo que más me gusta para desconectar es echar unas partidas a lo que se tercie, a poder ser con mi chico.

  6. Durante mi adolescencia me encantaba la lengua francesa, pero al entrar en la facultad decidí empezar a estudiar alemán como lengua C y dejé el francés un poco aparcado. Menos mal que tras una estancia predoctoral en Bélgica, he recordado por qué me gustaba tanto.

  7. Tengo alma de nómada, ¡qué le vamos a hacer! Cada cierto tiempo me gusta irme a vivir a un sitio diferente. Sin embargo, con esto de la tesis me he vuelto un poco sedentaria. Por supuesto, cuando termine, espero poder hacer algún viaje, aunque solo sean durante un par de días.

Bueno, pues ya os he contado siete cosas sobre mí. Ahora tengo que proponer quince candidatos ¿Sólo quince? Se me quedarán muchos en el tintero, pero ahí van algunos de mis favoritos:

  1. The thesis whisperer (en inglés) es un blog estupendo para cualquier doctorando. No solo tiene consejos sobre cómo enfocar la carrera investigadora, sino que trata también la docencia o cómo sobrevivir sentimentalmente a una tesis.
  2. Nobody’s perfect (en español): Lo acabo de descubrir hace poco gracias a su artículo sobre la naturalización del humor. Espero que continúe en esa línea porque promete mucho.
  3. De traducciones y otras rarezas (en español) es de los blogs más veteranos de la tradublogosfera, aunque puede que menos conocido que Algo más que traducir o La paradoja de Chomsky.
  4. El blog de Mar (en español) merece la pena seguirlo, pues se centra en los temas empresariales relacionados con la traducción y el multilingüismo.
  5. Perdona que te corrija (en español) podría ser un blog sobre corrección, pero no, es mucho más que eso. Para muesta, un botón.
  6. [Eliminado a petición de su autor].
  7. Diario de un alemol (en alemán y en español) trata sobre aspectos interculturales entre España y Alemania, todo salpicado con un una pizca de humor.
  8. Varytrad (en español): Manuel Ramiro por fin se ha animado a tener su propio blog y sé fehacientemente que tiene mucho que aportar a la comunidad traductoril.
  9. El carpintero traductor (en español). ¿Quién no quiere ser como Rafael Carpintero de mayor? Imprescindible.
  10. Brave new words (en inglés) porque se centra más en la traducción desde el punto de vista académico. Todo el que esté pensando en hacer el doctorado, debería leer Why get a PhD. Es lo que hago cuando me entran las dudas.
  11. Azote ortográfico (en español) porque compartimos la misma obsesión.
  12. El Blog de Lengua Española no puede faltar en el agregador de fuentes web de los apasionados del español. Eso incluye a los traductores, interpretes, lingüistas…
  13. Traducción médica, técnica y literaria (en español): Todo junto, pero no revuelto, en un mismo sitio.
  14. La traducción en estado sólido (en español) nos ofrece muchísimos consejos prácticos y profesionales.
  15. Traductores compulsivos. Para terminar, hago un pequeño guiño a mis alumnos, que inauguraron su blog hace nada y creo que animarán mucho el cotarro traductoril. Si no escriben más es porque la profe de lengua les manda muchos deberes ;-).

Actualización (6/1/2014)

Recientemente, he eliminado, a petición de sus autores, los enlaces a los blogs que ya no existen.